sábado, 19 de mayo de 2012

¡El 20 de mayo de 2012 se acaba el mundo!


Teniendo en cuenta que de nuevo andan por ahí los falsos rumores del fin del mundo, me permito escribir tres cosas a tener en cuenta:

1.
Desde el inicio de su existencia, el hombre siempre ha estado pronosticando el fin de su especie. Que en el año 1000 (véase “El séptimo sello” de Bergman y la cita bíblica), que en el 1185 (véase la carta de Toledo) que en el año 2000 (si me pasé un resto de fechas, pero si sigo en el milenio pasado no acabo), que en el año 2011 (véase Harold Camping) y en fin. Ahora anda por ahí rondando el rumor de que el mundo se acaba mañana o el 21 de diciembre de 2012 y como consecuencia de esta estúpida pseudo-teoría, gente crédula como esta niña se está suicidando o dejando sus bienes materiales.

Además de lo anterior, un montón de gurús, “profetas” y vendehumo están sacando resto de libros, documentales y otros medios para decirle a los tontos que les paran bolas, que hasta aquí llegó el planeta según racionamientos que podrían ser fabulosos en la ficción pero que son risibles en el mundo real.  Por ello, desde este medio expreso mi denuncia y mi invitación a que no compren basura apocalíptica de estos personajes, ni les sigan la corriente enviando cadenas sobre este asunto.

2.

El libro de las revelaciones (o apocalipsis, como más gusten) de la biblia, pudo ser una de las mejores obras de ciencia ficción y fantasía de la literatura. Creo que nadie hubiese sido más visionario para hablar de este género que Juan (suponiendo que de verdad lo escribió) ya que habla sobre códigos con los cuales se identifica a la gente (se le adelantó a Orwell y a Huxley), jinetes que vuelan sobre el cielo buscando la destrucción del mundo y arcángeles combatiendo dragones. Además de ello, este libro contiene un montón de símbolos y códigos escondidos que deja a Joyce como un simple principiante. 


El problema es que la gente se ha puesto a buscarle, como se diría popularmente, las cinco patas al gato y bueno, ahora es un libro al que la gente acude con temor en lugar que con fascinación. Dejen de leer el apocalipsis como si fuera un libro profético y en su lugar, háganlo como una gran obra de la literatura. Seguro que les va a gustar.



3.


Nostradamus, Nostradamus, Nostradamus. Vengo oyendo este nombre desde que tenía como 8 o 9 años. A él le atribuyen muchas (dizque) profecías sobre la aparición de Hitler o sobre el atentado a las torres gemelas. Al respecto me gustaría comentar una pequeña anécdota sobre este asunto. En el año 2001, cuando contaba con sólo 10 años, había leído el libro que recopilaba las profecías de Nostradamus (mis papas nunca me pusieron problema con los libros, la mayoría me los compraban y me los dejaban leer). Fue uno de los textos más escalofriantes que leí (tenía 10 años, por favor) y por tanto lo condené a estar escondido en la biblioteca. El 11 de septiembre del mismo año, ocurrió aquel horroroso acto terrorista contra las torres gemelas y en medio de la información y desinformación de los medios de comunicación me enteré que este mensaje estaba en una de las profecías:

"En la ciudad de Dios habrá un gran trueno.
 Dos hermanos destruidos por Caos.
 Mientras la fortaleza resiste
 el Gran Líder sucumbirá
 La Tercera Gran Guerra comenzará cuando la Gran Ciudad arda.
Nostradamus 1654"

Permítanme decirles que luego de leer de nuevo el libro que tenía, no lo encontré por ningún lado. Por esa razón fui con mi papa a la librería (mis papas me seguían la cuerda en esos juegos) donde lo compré, para hacer el reclamo, ya que me indigné (con lo gracioso que suena) de que en mi versión, no estuviera aquel fragmento. La señora que atendía, muy amable por cierto, me dijo que era por la versión y me trajo una nueva que habían sacado recientemente (o sea después de lo de las torres gemelas) y oh, milagro, ¡ahí estaba!. Mi papá no me compró el libro porque ya tenía uno y bueno, después termine regalando el que tenía y me olvide del tema hasta hoy, que me encuentro con alguien que tuvo la misma inquietud que yo, investigó y se enteró por qué ese fragmento es falso. Ah! Y para quienes me vienen a hablar de la predicción de Hitler también es falsa.


Quiero terminar esta entrada con una pequeña reflexión: Todas las religiones del mundo pregonan el día del fin del mundo y exhortan a las personas a creer en su dogma, diciéndole que si no lo hacen ni tampoco realizan sus ritos, se van a ir eternamente a un lugar terrible llamado infierno. ¿Será entonces que la única solución que tiene la raza humana para salvarse de su exterminio es acabar con las religiones? 





La primera imagen la tome de facebook hace mucho tiempo. Si usted es el dueño de la misma, le agradezco me lo informe para darle crédito.
El resto fueron tomadas de:


http://miblogpi.files.wordpress.com/2011/05/funny-harold-camping.jpg?w=492&h=700 


http://1.bp.blogspot.com/--WIT5cDFYvE/TW7Npat_9bI/AAAAAAAAEeU/Qt-QoNGXdic/s1600/nostradamus.jpg

jueves, 10 de mayo de 2012

El discriminador y la prostituta de moda

Hoy vuelvo con los temas cortos sobre los cuales dejo una pequeña voz de protesta acerca de un par de noticias con las que me encontré. El título es una forma amarillista de llamar la atención, ya que esta entrada, habla de alguna forma de eso.

1.       La discriminación como arma judicial para condenar a los políticamente incorrectos



Estamos en una época donde lo que importa es el parecer por encima del ser. Si uno dice que le parece horrible que a algunas mujeres del mundo árabe, por dictámenes bíblicos, tengan que utilizar una burka, inmediatamente se convierte en un discriminador intolerante que no respeta el multiculturalismo (pesimamente entendido por muchas personas). Si uno dice que los libros sobre el narcotráfico son pésima literatura, por su horrenda prosa llena de amarillismo, de una vez es tachado de “creído” y hasta “intolerante” por no respetar “los gustos subjetivos”. Por todo ello, a mucha gente se le llena la boca de eufemismos para hablar, refiriéndose, no a un negro, sino a un afrocolombiano (cosa absurda, teniendo en cuenta que en Colombia la palabra negro, no se utiliza por lo general para ofender al prójimo); ya no se habla de los lectores sino de los/las lector@s (herencia de las feministas sin causa).En ese sentido conocí en el día de ayer de una noticia que me pareció estúpida desde el principio, pero que poco a poco se ha ido transformando en un asunto de interés general y nacional por el tono amarillista que le imprimen los periodicos: el bollo perfumado del diputado de Antioquia.

Para quienes no saben, en Antioquia (departamento de Colombia) se estuvo discutiendo la aprobación del plan de desarrollo departamental y dentro de los objetivos del gobierno está promover el desarrollo de los municipios que limitan con otros departamentos y países vecinos. Un señor diputado del departamento entendió (posiblemente por no leer bien o porque el gobierno así lo dio entender, puede pasar) que iban a invertírsele recursos del departamento de Antioquía a municipios fuera de este, lo cual le pareció malo y lo llevó a expresar que no estaba de acuerdo con que se le metiera plata al Chocó (uno de los departamentos), ya que invertirle a ese departamento era como “meterle perfume a un bollo” y su departamento necesitaba esos fondos. Inmediatamente estalló Troya.   Todo el mundo  se fue lanza en ristre contra el diputado. Sergio Fajardo de una vez se metió a su cuenta de twitter para escribir “Como antioqueño y gobernador siento vergüenza con el pueblo chocoano por el comentario del diputado Mesa en la Asamblea del departamento!”. El gobernador del Chocó se “sintió indignado”  porque el funcionario antioqueño no se compadeció del tan sufrido pueblo del Chocó. El grupo Chocquibtown salió a dedicarle una canción al político. Simón Gaviria, en nombre del partido liberal, salió a decir que los liberales prepararan sanción para el hombre y bueno, un montón de twitteros salieron a insultar al señor diputado utilizando adjetivos de toda clase. 
No obstante lo anterior, lo peor estaba por llegar: el senador del partido MIRA Carlos Baena, salió de manera oportunista a decir que iba a demandar él mismo al citado diputado por discriminación  ya que “deja entrever como si la raza afrocolombiana que vive en el Chocó esinferior y que hay otros que son superiores”.



Ahora, si bien es cierto que el diputado Mesa utilizó unas declaraciones excesivamente vulgares, es estúpido considerarlas como una forma de discriminación y sobre todo como si no tuviera algo de verdad. Invertirle plata al Chocó sí es como “echarle perfume a un bollo” porque muchos políticos y sus amigos del hampa, se roban toda la plata que le meten al departamento y hacen que este sea inviable  y no contentos con eso, la malversan. Ahora bien, ¿esto es culpa de los habitantes? Sí y no. Sí porque ellos eligen esos gobernantes tan paupérrimos. No, porque el problema es que las mafias políticas del Chocó son cosa brava y cuentan con una cartera lo suficientemente grande para tener en nómina a jueces (ver link que aporté).
Por lo anterior, considero que en lugar de andar discutiendo por una declaración que por más vulgar que sea, es cierta, deberían implementar acciones para ayudar verdaderamente a un departamento tan caído en desgracia como el Chocó. Su gente no necesita que digan que son luchadores y que los santifiquen. Necesitan que de verdad les ayuden a salir de esa crisis crónica, mandando a la cárcel a todos los picaros que los tienen jodidos. Frente al diputado antioqueño reitero lo que dije: el hombre en ningún momento se refirió de forma grotesca a los chocoanos. Nunca dijo groserías como “negros de mierda” o “desgraciados subdesarrollados”. Simplemente dijo (con palabras horribles, reitero) que invertir en el Chocó es echar plata en saco roto. Si decir eso (por más feo que lo haga) lo van a mandar a la cárcel, la ley es completamente arbitraria y hasta coarta la libertad de expresión. Uno es dueño de las palabras que utiliza y de las que no.  No entiendo porque las personas buscan que todos los comentarios sean políticamente correctos, como si eso llevara a mitigar los problemas de fondo que en verdad siguen ahí, así Simón Gaviria y el senador Baena se rasguen las vestiduras.

PD: Se le debería hacer un juicio al diputado Mesa por ser no abrir ni por curiosidad un diccionario. En la declaración de las disculpas dice que quiso decir bollo y no “boyo” (con “y” dice él). Según el diccionario de la RAE la palabra “boyo” no existe .  La única página que me dio una definición a boyo es esta y como pueden ver, no se parece al significado que se le debe dar.

2.       Colombia es pasión. El riesgo es que te quieras quedar.



Continuando con los “bollos perfumados”, quisiera rememorar que hace aproximadamente un mes, todos los medios colombianos hablaban de la “cumbre histórica” que se iba a celebrar en Cartagena. Algunos periodistas, osados (o amigo de Santos, no sé) se atrevían a compararla con la conferencia de Yalta. Otros decían que era la cumbre del siglo y que aquí se iba a hacer algo grande. El tiempo pasó, la cumbre llegó y la cumbre se fue. Un mes después nadie se acordó de que trataba la vaina y sólo supo que el gobierno despilfarró 62 mil millones de pesos según palabras de la canciller (descendiente de la familia de vendepatrias de los Holguin)  que sólo sirvieron para que Hillary Clinton se enrumbara , Shakira la cagara (aunque la perdono porque ese compendio de versos mal elaborados que llaman himno nacional, a mí también se me olvida a veces) y para que Santos apareciera en la revista time. Ahora bien, después de un mes ¿alguien se acuerda de la “cumbre del siglo”? Nadie. Como dije antes, fue plata despilfarrada por la cual le deberían hacer un juicio fiscal a Santos y cia…pero bueno, no vine a hablarles de la cumbre sino de la prostituta de la cumbre.

Para quienes no conocen el caso, unos días antes de la llegada a Cartagena de don Obama (el patrón para Juan Manuel Santos), éste mandó su esquema de seguridad a que prepararan todo para su llegada. Aquellos miembros del servicio secreto, aprovecharon esta ocasión para ir a la ciudad antigua y decirles a las muchachas que estaban por ahí si querían “focki focki”. Ellas aceptaron  y se fueron a ejercer las labores dispuestas en su respectivo contrato de prestación de servicios oral. Al otro día, el hotel llamó a las 6 y media de la mañana al cuarto de los gringos, para que estos despacharan a sus acompañantes, puesto que por política de hotel, no podían estar más tiempo (no fuera que un niño las viera saliendo) y el gringo la despachó. El problema es que a una de ellas, le habían prometido pagarle 800 mil pesos y sólo le dieron 50 mil (empezó el TLC) y por ello, la prostituta le armó un escandalo que se oyó en todo el hotel y que los hizo quedar en evidencia. El resto es historia. Como están en campaña política (por eso fue que vino Obama a Cartagena) los senadores inmediatamente llamaron a descargos a los agentes del servicio secreto que a su vez, fueron echados por mal comportamiento.

En todo caso, el motivo de mi entrada no son los gringos, ni la paupérrima y despilfarradora cumbre de las americas. El motivo (por increíble que parezca) es la prostituta. Hoy, mirando las noticias, me encontré que el abogado Abelardo de la Espriella (una vergüenza para el gremio de los abogados) llamó a la emisora Atlántico, con el animo de darle publicidad a su cliente, la prostituta de la cumbre, diciendo que ésta, estaba en España “por motivos de seguridad”. Además que ello que la señorita iba a ir al congreso de los Estados Unidos a testificar en el proceso  y que estaba produciendo un documental, un libro (¡pobres arboles!, no hay derecho, dónde está Greenpeace cuando se le necesita) y unas de fotos para una revista para adultos (la vieja no es que sea muy bonita que digamos, pero no vale la pena darle rienda suelta a este tema).



Todo esto lo miro, mientras leo un artículo   de Vargas Llosa sobre la civilización del espectáculo (y que en cierta forma fue antecedente a su ensayo que publicó hace poco alfaguara) donde el hombre expresa su molestia ante una verdad tan evidente como que los medios de comunicación dejaron de informar, opinar y criticar para divertir. De qué manera para los medios, está por encima de todo entretener y por ello, cada noticia se convierte en un melodrama con ansias de telenovela. Cómo es posible que una señora que no sabe redactar una carta, le vayan a publicar un libro (escrito por algún pendejo al que le pagan 2 pesos) sobre anécdotas fútiles. Cómo es posible, que un tema tan delicado como la prostitución, que ha llevado a muchas mujeres a ser victimas de la trata de blancas y de maltratos inimaginables ahora se haya convertido en algo frívolo. Y lo peor, cómo es posible que yo ande hablando de este tema a sabiendas de que es estúpido y frivoliza problemas sociales. Cada vez me lleno de más preguntas y de menos respuestas. En todo caso dejo mi voz de protesta, no sin antes advertir que todo aquello que critico, como el dinosaurio de Monterroso, ya estaba ahí cuando nací. Por eso pienso que soy el raro, el elemento diferente.            


Imágenes tomadas de: